Pasajes de la Historia

La Rosa de los Vientos - Juan Antonio Cebrián

Corría el año 1998.
Por aquel entonces, empezaba a hacer mis pinitos en la E.T.S. de Ingeniería Informática de Málaga.
Acostumbraba, como todos, a estudiar por las noches. Una de ellas, zappeando por el dial de la radio-despertador que me había dejado mi compañero de piso para estos menesteres, caí por casualidad en un programa de radio que comentaba hechos históricos de una manera totalmente diferente y amena.
Fue así como descubrí en Onda Cero el programa de Juan Antonio Cebrián, La Rosa de los Vientos, y sus magníficos Pasajes de la Historia.
Su manera de contar la Historia, nuestra Historia, hacía que te sumergieras inevitablemente en cada uno de los pasajes y formaras parte de él.

La muerte totalmente inesperada de Juan Antonio en octubre de 2007 fue un palo para todos los que llegamos a conocer su programa.
Por ello, he desempolvado mi colección de Pasajes y Versus de la Historia, con el objetivo ir publicándolos periódicamente para que todo el mundo los pueda disfrutar al igual que yo lo hice (y hago).

Sirva esto como pequeño homenaje a su trabajo y su memoria.
Juan Antonio, muchas gracias por todo.

Fuerza y Honor

Tags: , , , ,

Un acertijo

¿Cuál es la campana que no suena, cuyo tañido la Madre Tierra serena?

Contesta esto, y todo será perdonado…

Tags: , , ,

El Soberano del Brazalete

Tengo una gran idea para una película: se trata de dos gnomos que encuentran un poderoso Brazalete y tienen que llevarlo hasta las Estepas Ardientes, y lanzarlo a La Caldera. Forman la Hermandad del Brazalete. Durante el camino, un múrloc llamado Gottum, obsesionado con el Brazalete, los sigue. También Nueve Hombres del Saco que se lo quieren robar. Podríamos hacer una trilogía y llamarla “El Soberano del Brazalete”. La primera parte podría llamarse “La Hermandad del Brazalete”, seguida de “Un par de Torres”, con el culminante final “¡Eh! El Rey ha vuelto”.

Gran spin-off de El Señor de los Anillos (la cosa se presta) visto por un humano en World of Warcraft.

Tags: , , , , , ,

Carta a Papá Noel

Querido Santa Claus:

Te extrañará que te escriba hoy, 26 de diciembre, pero quiero aclarar ciertas cosas que me han ocurrido desde que te mandé mi carta, lleno de ilusiones, en la que te pedía que me trajeras una bicicleta, un tren eléctrico, una Nintendo 64 y un par de patines.

Quiero comentarte, Santa Claus, que me maté estudiando todo el año, tanto que no sólo fui de los primeros de la clase, sino que saqué puros dieces en el cole. No te voy a engañar, no hubo nadie que se portara mejor que yo ni con sus papás, ni con sus hermanitos, ni con sus amiguitos, ni con sus vecinos… Hacía recados sin cobrar, ayudaba a los viejecitos a cruzar la calle y no había nunca algo que no hiciera por mis semejantes; y, sin embargo, qué huevos los tuyos Santa Claus… Es que… Dejar debajo del arbolito una puta peonza, una mierda de trompeta y un maldito par de calcetines… Qué cagada… ¿Qué coño te has creído, barrigudo? O sea, que me porto como un imbécil todo este año para que vengas con una mierda de este calibre… Y no conforme con eso, al maricón del hijo de la vecina que es idiota y sin educación, mal criado, desobediente, que le grita a su mamá… A ese tonto de las pelotas le trajiste de todo lo que te pidió. Por eso ahora quiero que venga un terremoto o algo así para que nos lleve a la mierda a todos ya que con un Santa Claus como tú tan incompetente y falso, mejor que nos trague la tierra… Pero, eso sí, no dejes de venir el año que viene, porque voy a reventar a pedradas a tus putos y debiluchos venados, empezando por esa mierda de Rudolf, que tiene nombre de homsexual. Te los voy a espantar para que tengas que joderte caminando a pie como yo, cabrón, ya que la bicicleta que te pedí era para ir al colegio, que está a tomar por culo de casa.

¡Ah! Y no quisiera despedirme sin antes mentarte a la madre que te parió. Ojalá que cuando hayas subido muy alto, se te dé la vuelta el puto trineo y te pegues una buena… por ser tan hijo de puta. Pero, eso sí, te advierto que el año que viene vas a saber lo que es un niño maldito y un poquito cabrón.

Atentamente,
Nano.

PD: La peonza, la trompeta y el par de calcetines puedes recogerlos cuando quieras y metértelos por el culo.

Extraído del programa de Gomaespuma en Onda Cero.

Tags: , , , ,

Historia de una mesa

No sabría decir la fecha exacta desde que tengo esta mesa.

Lo que sí sé es que la tengo desde un par de días antes de tener mi primer PC, desde tener mi antiguo Pentium 200 MMX que tantas alegrías me ha dado.
Aquél no fue mi primer ordenador, mucho antes había trasteado con Olivettis e IBMs 8080, 8086, 286, 386 y 486; y antes aún con el Amstrad CPC 464 y los Spectrum 128K +2A y 48K.
Ese Pentium vivió durante mucho tiempo en esta mesa (unos 4 años) y de él sólo quedan los altavoces (que sigo utilizando), mientras que algunos de sus componentes están en la parte baja de mi estantería. Sus tarjetas de video y sonido conviven con teclados, cajas de placas base, un Sinclair 48k y una placa de una recreativa Neo-Geo (que todavía funciona), entre otras cosas.
El resto creo que está en alguna parte del sótano del cyber.

No hay que confundirse, me gusta el orden.
Pero es inevitable tener cierta dejadez cuando emprendo un proyecto o escribo o diseño o estudio.
Es en esos momentos (como el de ahora), cuando la mesa se convierte en un espectáculo caótico (al menos, a simple vista) de CDs, cuadernos, lápices, bolígrafos, folios, disquetes…
Supongo que, cuando ocurre eso, se puede decir eso de que “existe un orden dentro del caos”. Para cualquier otra persona puede resultar tremendamente difícil encontrar algo entre tanta cosa, pero para mí es increíblemente fácil.
Es decir, sé dónde está todo y como acceder rápidamente a lo que necesito en cada ocasión.

La mesa no es muy grande, de hecho, la impresora no tiene sitio y tiene que estar sobre su caja de emblaje en un lado.
Lo mismo ocurre con la torre del PC, que tiene que estar en el suelo en lado opuesto al de la impresora (izquierda para la torre, derecha para la impresora).

En el periodo que he estado fuera de casa, la mesa ha pasado por varias fases: desde ser mesa de estudio hasta mesa del televisor o mesa trastero o, simplemente, un mueble decorativo más de una habitación.
Desde que estoy aquí, se ha vuelto a convertir en mi centro de trabajo y puede decirse que es el lugar donde paso más horas al cabo del día.

La bandeja del teclado sigue prácticamente igual, diría que es lo único que no cambia con el tiempo.
El único añadido que ha tenido ha sido la tableta digitalizadora que actualmente vive al fondo detrás del teclado y que ocupa el lugar del ratón y la alfombrilla actuales cuando es necesario. Aún así, las anotaciones en papel guardadas bajo el teclado siguen estando y uno o dos bolígrafos campan siempre por alguno de los laterales.

Contrario a la bandeja es la parte superior de la mesa o, lo que es lo mismo, la mesa en sí.
Este lugar es dominado por el monitor. Pero no acostumbra a estar mucho tiempo solo.
Junto a ellos, libretas de anotaciones, papeles con diagramas y dibujos, cuadernos de dibujo y de apuntes, DVDs, CDs, disquetes… intentan buscar su sitio. A estos hay que sumar la cuna de sincroniación de la Palm o el penDrive (nunca salgo de casa sin él) o un paquete de chicles y otro de pilas a medio usar.
Bajo el monitor y colocado de modo que la hora sea bastante visible, está mi antiguo reloj Casio, aguantando firme el paso del tiempo y bajo él algunos discos de drivers de una instalación del sistema (esta vez para probar una distribución marca de la casa de Windows XP Pro SP2, del que no tengo mucha queja pero no evita que eche de menos mi antiguo Windows 2000 Pro).
Desde hace unos días, hay nuevos inquilinos en esta parte de la mesa: los libros de escolaridad (tanto de la escuela como del instituto) que fueron necesarios para solventar el lío de fechas de cursos que tenía en el currículum.

Como he dicho, la mesa no es muy grande y todo lo que no cabe sobre ella, va a parar sobre la torre del PC. O lo que es lo mismo, con el tiempo, se han convertido en el lugar oficial del paquete de folios y de los discos de primera necesidad o más utilizados.

Bajo la bandeja del teclado, al lado del hueco que tiene los altavoces (otro lugar que no cambia), hay una pequeña repisa que se ha ganado a pulso ser el lugar idóneo para ir depositando tarrinas de CDs y DVDs. Bajo algunas de estas tarrinas hay una caja de puros (no nos liemos, no fumo). Esta caja de puros es el lugar donde guardo las monedas y billetes de mi colección personal, a decir verdad, es una colección que empezó mi abuelo José, que luego pasó a su hijo (mi padre) y que luego ha pasado a mí. Dentro se pueden encontrar rarezas como un billete de un dólar confederado fechado en 1864, un cuarto de dólar de plata con la efigie de JFK (uno de los pocos que se acuñaron) o duros grandes de la época de Franco con la particularidad de que su fecha frontal no coincide con la fecha trasera. También, en uno de los rincones de esta minirepisa hay un lugar para mi antiguo libro de latín de 2º de BUP, que de vez en cuando utilizo para las traducciones de textos en algún que otro diseño de DarkArt.

¿He dicho ya que la mesa es pequeña? ¿No?
No todas las tarrinas caben en la repisa bajo la bandeja del teclado, así que las que quedan sin sitio, se reparten entre la estantería (algún día tendré que hablar también de ella) y la impresora (que últimamente no se utiliza y que hace las veces de soporte improvisado), según la prioridad.

Bajo los altavoces hay un par de cajones a los que creo que debería de dar más uso del que realmente tienen.
Pero son reltivamente pequeños y con lo que tienen creo que ya es más que suficiente.
El de arriba, en principio, iba a convertirse en un almacén de discos de propaganda y CDs de revistas y ahora que lo veo, me sorprende ver lo que tiene.
Hay cosas que ni siquiera sabía que estaban aquí.
Por ejemplo, los manuales de los juegos de MegaDrive los hacía en otro sitio.
Mis minicolecciones de comics de Magic o Alien o Bola de Dragón sirven de fondo a los, efectivamente, CDs de revistas.
Mientras que un ratón óptico que funciona cuando quiere o mi antigua grabadora de mini-casete descansan sobre ellos.
Vaya… este cajón está lleno de sorpresas: una pipa de fumar maría (repito, no fumo nada de nada), regalo que Juan Pedro y Noelia de un viaje que hicieron a Tarragona, creo; una pequeña gran colección de manuales de “Aprende a jugar a Magic: TG”, de diferentes ediciones; lápices de dibujo casi gastados; un folleto de recuerdo del Restaurante Plaza de aquí (uno de los primeros proyectos que hice formando parte de inercia)…

Ummm… El segundo cajón está casi vacío y como en el primero, me sorprende su contenido.
Cajas de disquetes… Anotaciones y tarjetas de cuando era coordinador de grupo en la FEDE (éstas concretamente iban a formar parte de una aventura para el grupo de rol)… ¿Y estos papeles? (!!) Creía que lo había tirado, es lo que escribí cuando el grupo con el salía en la época de instituto echó a Mari por tema de drogas (léase, porros)… Dibujos… Dibujos… Y más dibujos… Un par de juegos para PC de aventura gráfica… Recuerdo esta marioneta: en feria Pino, Joselito, Juan Pedro, Orihuela y yo, cada uno, compramos una. Nos pasamos toda la tarde haciendo el canelo con las marionetas en la plaza de la Estrella (la entrada de la feria) para regocijo del pueblo y los niños pequeños. Recuerdo que al hermano pequeño de Mari le gustaba mucho la mía…

¿Qué más hay?…
Mi antigua agenda… Planos de los buses de Málaga y lugares de interés… Mi viejo Dimo Mini-Print, que utilizaba para poner nombre y asignatura en las libretas… Pegatinas de la FEDE, de los encuentros en la Casa de la Juventud… Y (!!!)… ¿y esto?… Otro recuerdo… Serpentinas de una de las mejores noches de mi vida en Palanques… La bandera de Jordan que tenía colgada de la pared en mis tiempos mozos… Y bajo la bandera, el machete que llevaba en las salidas al campo y junto a él, mi COLT 10mm réplica de balines de aire comprimido… Los guantes de escalada que luego se convirtieron en “guantes multifunción”… Y bajo estos, no sabía que tenía este paquete de tatoos del Betis…

Y ya no hay nada más, dejando a un lado el polvo y trocitos de papel de seda rojo que, creo, son de cuando experimenté la creación de papel “sandwich” (seda+aluminio+seda) para hacer figuras, en concreto, un dragon para Kisko.

Creo que habrá que ir limpiando estos cajones un poco.

[Ubrique, 2004]

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Marcha de Mickey Mouse

Who’s the leader of the club that’s made for you and me?
M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E.

Hey there. Hi there. Ho there. You’re as welcome as can be.
M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E.

Mickey Mouse. (Mickey Mouse.)
Mickey Mouse. (Mickey Mouse.)

Forever let us hold our banner high.
High. High. High.

Come along and sing a song and join the jamboree.
M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E.

Here we go a-marching and a-shouting merrily.
M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E.

We play fair and we work hard and we’re in harmony.
M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E.

Mickey Mouse. (Mickey Mouse.)
Mickey Mouse. (Mickey Mouse.)

Forever let us hold our banner high.
High. High. High.

Boys and girls from far and near you’re as welcome as can be.
M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E.

Who’s the leader of the club that’s made for you and me?
M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E.

Who is marching coast to coast and far across the sea?
M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E.

Mickey Mouse. (Mickey Mouse.)
Mickey Mouse. (Mickey Mouse.)

Forever let us hold his banner high.
High. High. High.

Come along and sing a song and join the family.
M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E.

Extraído del guión original de Stanley Kubrick, Michael Herr y Gustav Hasford para la película de La Chaqueta Metálica (1987).
La Marcha de Mickey Mouse (The Mickey Mouse Club March), era el tema musical del programa de TV The Mickey Mouse Club que se emitía en Estados Unidos por la ABC en horario de tarde entre 1955 y 1959.

La Marcha de Mickey Mouse tal y como aparece en la película y los créditos finales:

Tags: , , , , , ,

Inspira… espira…

Uno, dos, tres…
Cuatro, cinco, seis…
Yo me calmaré, todos lo veréis…

Carl Winslow, patriarca de la familia Winslow en Cosas de Casa tras una visita de Steve Urkel.

Tags: , , , , ,