Categorías
Madrid, ¡oh, la la!

Tranquilo, que yo te aviso

Como cada mañana, me disponía a coger el cercanías esperando en el andén leyendo tranquilamente el periódico.
Pasando páginas, sonó un aviso de megafonía indicando a los señores viajeros que por un fallo técnico las pantallas de aviso de las llegadas de los trenes no funcionaban y nos invitaba amablemente a estar atentos a los propios indicadores luminosos de los trenes para saber cuál tomar.
En estas que llega el tren y me fijo, mientras paraba, que ninguno y digo bien, ninguno de los letreros luminosos (ni frontal ni laterales) estaban encendidos.
Me pareció oír a alguien acordándose de la madre de no sé quién. Yo me limité a soneír y, doblando el periódico, me dirigí a la puerta del vagón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.